Libros publicados

Nuestros clientes dicen …

Amigos de Strauss Milligan: Agradecemos la oportunidad que nos han brindado para conocernos mejor, t…

Conocernos mejor

Romper un ciclo en el que estas inmerso es muy difícil. SM&Co. Tiene la capacidad de hacernos ver lo…

Lo imposible es una real posibilidad

Recuerdo con mucho cariño mi primer curso de Ventas en Mapfre Barcelona, allá por el año 1990, e…

Un verdadero maestro

testimonioNecesitábamos potenciar habilidades y competencias de nuestra fuerza de ventas. Lo logramos y nos m…

Potenciar habilidades

A través de los años en aspectos de comunicación con el personal y nuestra red de clientes SM&Co. co…

Un papel importante

SM&Co. Nos hace ver nuevos caminos y perspectivas de relación, gestión con uno mismo, colaboradore…

Ver nuevos caminos

SM&Co. Ha sido y sigue siendo parte de nuestro éxito, quiero compartir esta satisfacción y agradec…

Parte de nuestro éxito

Motivación, ganas de cambio, objetivos claros, intuición y fuerza para seguir mejorando ha sido la…

Ganas de cambio

Añadir valor a las relaciones y sentimientos en nuestra comunicación con clientes y compañeros de…

Añadir valor a las relaciones y sentimientos

En el año 2004 tuve la oportunidad de conocer participar en un seminario de ventas de SM&Co. Ha pas…

Las mejores herramientas de trabajo

Asociados en Latinoamérica

Buscamos asociados en Latinoamérica.

El artículo del mes

palabras

La guerra de las palabras

Un noble sultán llamó un buen día a uno de sus videntes, en busca de una respuesta, dime, le preguntó, ¿Cuánto tiempo viviré? ¡Oh señor!, respondió con gran seguridad el profeta, “Usted vivirá hasta que haya visto a todos sus hijos muertos”.  Cuentan que el sultán se enfureció  y mandó que sus guardias ejecutaran de inmediato al desdichado vidente.

Llamó a otro vidente, y le hizo la misma pregunta. Este meditó por un momento y respondió: “Majestad, lo veo bendecido con una larga vida. Tan larga, que sobrevivirá a toda su familia”. Esto deleitó tanto al viejo sultán, que recompensó al segundo vidente con joyas preciosas y un extensísimo surtido de regalos. Sigue leyendo