Libros publicados

Nuestros clientes dicen …

testimonioNecesitábamos potenciar habilidades y competencias de nuestra fuerza de ventas. Lo logramos y nos m…

Potenciar habilidades

SM&Co. Nos hace ver nuevos caminos y perspectivas de relación, gestión con uno mismo, colaboradore…

Ver nuevos caminos

Romper un ciclo en el que estas inmerso es muy difícil. SM&Co. Tiene la capacidad de hacernos ver lo…

Lo imposible es una real posibilidad

Motivación, ganas de cambio, objetivos claros, intuición y fuerza para seguir mejorando ha sido la…

Ganas de cambio

A través de los años en aspectos de comunicación con el personal y nuestra red de clientes SM&Co. co…

Un papel importante

Recuerdo con mucho cariño mi primer curso de Ventas en Mapfre Barcelona, allá por el año 1990, e…

Un verdadero maestro

Amigos de Strauss Milligan: Agradecemos la oportunidad que nos han brindado para conocernos mejor, t…

Conocernos mejor

Añadir valor a las relaciones y sentimientos en nuestra comunicación con clientes y compañeros de…

Añadir valor a las relaciones y sentimientos

En el año 2004 tuve la oportunidad de conocer participar en un seminario de ventas de SM&Co. Ha pas…

Las mejores herramientas de trabajo

SM&Co. Ha sido y sigue siendo parte de nuestro éxito, quiero compartir esta satisfacción y agradec…

Parte de nuestro éxito

Asociados en Latinoamérica

Buscamos asociados en Latinoamérica.

El artículo del mes

palabras

La guerra de las palabras

Un noble sultán llamó un buen día a uno de sus videntes, en busca de una respuesta, dime, le preguntó, ¿Cuánto tiempo viviré? ¡Oh señor!, respondió con gran seguridad el profeta, “Usted vivirá hasta que haya visto a todos sus hijos muertos”.  Cuentan que el sultán se enfureció  y mandó que sus guardias ejecutaran de inmediato al desdichado vidente.

Llamó a otro vidente, y le hizo la misma pregunta. Este meditó por un momento y respondió: “Majestad, lo veo bendecido con una larga vida. Tan larga, que sobrevivirá a toda su familia”. Esto deleitó tanto al viejo sultán, que recompensó al segundo vidente con joyas preciosas y un extensísimo surtido de regalos. Sigue leyendo